Cosas de chicas y chicos

Hoy ha sido un día muy especial pues he compartido con María y Jaime distintas actividades.

Por la mañana con la peque. Hemos ido juntas a la peluquería a cortarnos el pelo. Si ya tenía idea de lo presumida que es, lo de hoy me lo ha dejado más claro. Ha estado muy tranquila y mirándose todo el rato al espejo. Al salir hacía un poco de aire y ella se ha llevado las manos a la cabeza y muy preocupada ha dicho “Mis pelos, mis pelos”. Entonces yo le he puesto el gorro del abrigo y le he dicho que así no se estropearía su peinado. Pues ha llevado el gorro puesto hasta casa, y nunca consigo que lo tenga más de medio segundo. Luego ha estado casi todo el rato mirándose en el espejo de la entrada y tocándose la trencita que le han hecho.

Por la tarde ha sido con Jaime, pero esta vez no ha sido nada agradable, pues hemos ido a que nos pusieran la vacuna de la gripe. Él ya tenía decido que a la primera a la que iban a pinchar era a mí, como así ha sido. Pero lo difícil ha sido pincharle a él. Ya se nota que se va haciendo grande y tiene fuerza, pues entre la enfermera y yo casi no hemos podido con él. Al final se consiguió.

This entry was posted in familia. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.