El camino de Santiago

Uno de los viajes más duros y a la vez de dónde más he aprendido es en el Camino de Santiago. Lo he hecho varias veces. La primera fue en coche con mis tios, mis primos y mi madre. Hace ya 16 años. Tardamos una semana desde Canfranc a Santiago. Fue una experiencia muy bonita. Pasábamos por los pueblos y ciudades y nos deteníamos a ver las iglesias, los palacios, las ruinas. Nos alojábamos en campings. El primero fue en Jaca, luego en Navarrete, después en Castrojeriz, más tarde en Astorga,  en Villafranca del Bierzo y por último en Santiago.

El siguiente viaje lo hice un par de años después desde mi parroquia con un grupo de catequistas y chavales de confirmación. Esta vez andando y recuerdo que fue la experiencia de mayor dolor físico que he tenido en mi vida, (bueno quitando los partos de Jaime y María hasta que me pusieron la epidural 😉 ). En esa ocasión me tuve que volver tras Molinaseca por una intoxicación, por lo tanto no lo pude terminar.

La última vez fui con mis tios desde León. Esta vez sí terminé, aunque algunas etapas tuve que ir en coche por una tendinitis. Una experiencia muy recomendable para reflexionar, disfrutar del viaje, de la natura y conocerse mejor. Espero que cuando Jaime y María sean un poco más mayores vayamos todos, pues a Juan también le apetece.

This entry was posted in viajes. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published.